fbpx

Cómo identificar y evitar las ciberestafas de alquileres vacacionales

Mercè Fiol

Mercè Fiol

Como ocurre con otros sectores, en el sector del alquiler turístico nos hemos acostumbrado a trabajar con las no tan nuevas tecnologías. Prácticamente todo el contacto entre propietarios y huéspedes es digital y, debido a esto, las estafas también se han digitalizado. Las ciberestafas han aumentado en distintos campos como en las compras online, la búsqueda de empleo, el alquiler de viviendas residenciales y, por supuesto, en los alquileres vacacionales y debemos ser capaces de idenfiticarlas para poder evitarlas.

Según la FAI nos encontramos frente a un crecimiento en el número de estafas digitales debido a la debilidad del sector. Pero, de la misma manera que actuamos cuando hacemos compras online, siguiendo una serie de consejos podremos evitar esas falsas ofertas y así, además de eludir la estafa, ahorrarnos tiempo.

¿Está su precio acorde al mercado?

Hay muchas maneras de hacer atractiva una vivienda vacacional pero generalmente la que va a conseguir más visitas será la que tiene un precio muy por debajo de la media del mercado. Debemos tener en cuenta que no se trata de un particular que tenga que mantener su vivienda, lo que quiere son visitas digitales. Cuantas más visitas tenga más probable será que alguien caiga en la estafa y, debido a esto, una de las formas en las que operan los estafadores es bajando mucho el precio.

¿Cómo son las imágenes?

Generalmente las fotografías de la casa serán solo del exterior ya que el ciberestafador no ha podido entrar a enseñarnos todas las comodidades, pero esto no siempre es así. Muchas veces nos encontramos con viviendas que tienen fotografías del interior pero están sacadas, o bien de un banco de imágenes o bien de otros anuncios. En este caso, si nos parece que podemos ser estafados, podemos buscar las imágenes en internet a través del buscador por imágenes de Google para comprobar la veracidad de las imágenes.

¿Está siendo todo el proceso demasiado rápido?

El método más utilizado en este tipo de ciberestafas es el phishing, que consiste en que el estafador quiere conseguir información de las personas a las que “pesque”. Es importante que recordemos que la información no consiste únicamente en nuestra cuenta bancaria, también puede querer contraseñas, direcciones, etc. El “pescador” o “phisher” no desea ser descubierto así que “pesca con red”, tienta a mucha gente a la vez, quiere datos rápidamente y en cuanto los tenga desaparecerá de la plataforma que está utilizando. Si notamos que todo el proceso, desde el contacto con el anfitrión hasta la transacción, está siendo demasiado rápido podemos sospechar que es una ciberestafa y parar un momento para pedirle más información hasta que estemos seguros.

¿Se puede visitar la vivienda?

Este truco está pensado para alquileres de larga estancia pero también podemos tenerlo en cuenta para el alquiler vacacional. Al no haber una vivienda real ésta no se puede visitar, por lo que este tipo de estafas están ideadas para personas que viven en el extrangero o tienen mucha prisa por instalarse. Tanto para viviendas de larga estancia como para alquileres vacacionales no hacemos mal en pedir pruebas de que la casa existe y la está ofertando la persona con la que estamos hablando. Si podemos ir a verla o enviar a alguien a que lo haga nos aseguramos, y en caso de que estemos en otra ciudad siempre podemos pedir alguna prueba como una videollamada o una fotografía del momento. Aunque parezca que podemos causar problemas o molestar, tanto el huésped como el propietario generalmente prefieren tratar con personas que se sientan tranquilas y con las que poder hablar sobre la vivienda.

¿Nos piden que hagamos una transferencia fuera de la plataforma que estábamos utilizando?

Supongamos que estamos utilizando la plataforma Airbnb para alquilar una vivienda vacacional. En este tipo de estafas generalmente el propietario nos pedirá que salgamos de la plataforma para hacerle una transferencia directamente a él. Sería el equivalente a cuando un técnico nos ofrece no hacer factura, pagamos menos porque no tenemos como intermediaria a la plataforma. El problema es que tanto Airbnb como el resto de plataformas de alquiler vacacional nos aseguran frente a este tipo de estafas, devolviéndonos el dinero en caso de que la transacción sea fraudulenta. Si realizamos una transferencia directamente al estafador la plataforma no se haría responsable, además de que la policía no podría rastrearle en caso de denuncia.

¿Está bien escrito el anuncio?

De nuevo un truco que nos vale tanto en el alquiler de viviendas como en la búsqueda de empleo, por ejemplo. Muchos de estos ciberestafadores no viven en nuestro país ni hablan nuestro idioma y, de hecho, están estafando en muchos países del mundo simultáneamente. Esto implica que son personas que no hablan nuestro idioma y que utilizan un traductor para poder comunicarse por lo que muchas veces tanto el anuncio como la comunicación con ellos será deficiente. Recordemos que cualquier propietario de alquiler vacacional quiere hacer atractiva su vivienda y, aunque no hable nuestro idioma se habrá esforzado por que el anuncio sea atractivo, mientras que un ciberestafador quiere beneficios rápidamente y su único atractivo, como hemos dicho, es el precio.

¿Cómo podemos evitarlo?

Hasta ahora hemos visto algunas características que pueden alertarnos de que nos encontramos frente a una ciberestafa y estos son algunos consejos para no caer en ellas:

  • Precaución. No des tu información personal y privada por internet ni a través de formularios. 
  • Prueba a regatear. En los casos de ciberestafa no hay ningún problema con el regateo, ya que no hay un servicio a cambio, pero el precio del depósito suele ser fijo.
  • No salgas de las plataformas oficiales. Como hemos dicho, en las webs oficiales de alquiler estamos “protegidos”, no mantengas conversaciones fuera de esas plataformas ni realices ingresos.
  • Al recibir un correo comprueba el remitente. Estas ciberestafas se han perfeccionado y ahora mismo podemos recibir un correo que aparentemente sea de Airbnb pero sea una estafa. Coloca el cursor sobre el remitente para asegurarte de que sea un correo legítimo y en lugar de responder, inicia una nueva conversación.

Lo más importante, aunque parezca obvio, es hacer caso a tu instinto. Cuando notamos que algo no está bien se encienden nuestras alarmas y debemos estar atentos porque solemos tener razón. No pasa nada por pedir más información y pruebas de que la vivienda es real con tal de asegurarnos la fiabilidad del alquiler.

Si quieres recibir avisos sobre nuestras futuras entradas al blog, así como información sobre los servicios de Komodore, no dudes en suscribirte a nuestra newsletter.

Suscrítebe a Komodore​

Recibe todas las semanas en tu buzón de correo el mejor contenido sobre alquiler vacacional.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Búsqueda

Komodore es la solución que automatiza el proceso del check-in en alojamientos turísticos.

Los servicios que ofrece son: registro de viajeros online y envío automático a las autoridades, comunicación automática, sistema de apertura de cerraduras inteligentes a través del móvil y una aplicación web para proporcionar información sobre la reserva, la propiedad, la ciudad, números de emergencia y ofrecer servicios de reservas de actividades.

Suscrítebe a Komodore​

Recibe todas las semanas en tu buzón de correo el mejor contenido sobre alquiler vacacional.

Últimas Entradas

Categorías

Suscrítebe a Komodore​

Recibe todas las semanas en tu buzón de correo el mejor contenido sobre alquiler vacacional.

¿Estás al tanto de las nuevas exigencias en el check-in de los alojamientos turísticos post coronavirus?

komodore

Descárgate este ebook GRATIS y descubre qué procesos se deben revisar para respetar el distanciamiento social y cómo hacerlo al menor coste. 

CORONAVIRUS : Seguimos trabajando con normalidad. ¿Alguna duda? No dudes con contáctanos.